MINITARTAS DE QUESO Y PLÁTANO CARAMELIZADO

0
147

La dulzura del plátano lo convierte en una de las frutas predilectas en la repostería. En esta receta se carameliza con un poco de azúcar moreno y se añade a un ‘jetapostre’ clásico: la tarta de queso.

El plátano es una fruta muy dulce por sí sola, por lo que es estupenda para combinar en postres tan fáciles y vistosos como estas minitartas de queso en vasitos, con el plátano caramelizado, que se hacen en frío, sin horno, y tienen un sabor es-tu-pen-do. He dicho.

¿Que quieres hacerlo más saludable? Pues con el plátano siempre es fácil: no lo caramelizas, lo pones al natural y listo; tendrás que añadir el plátano en el momento de consumirlo, eso sí, porque se oxida a la velocidad del rayo. Además, por supuesto, de usar unas galletitas sin azúcar para la base —o incluso prescindir de la base— y no añadir azúcar a la mezcla de queso y nata montada. Al principio cuesta acostumbrarse a los dulces menos dulces, pero es cuestión de tiempo: os lo dice una prediabética.

Dificultad

¿Sabes cortar un plátano en rodajas? Pues casi lo tienes.

Ingredientes

Para unos 6 vasitos

  • 100 g de galletas
  • 60 g de mantequilla
  • 1 pellizco de sal
  • 250 g de queso crema
  • 95 g de azúcar glas
  • 175 g de nata para montar (mínimo 35% grasa)
  • 5 plátanos hermosos
  • 1 cucharada de mantequilla
  • 3 cucharadas de azúcar moreno

Preparación

  1. Machacar las galletas en un robot o dentro de una bolsa de plástico, aplastando con un rodillo. Agregar la mantequilla derretida y el pellizco de sal, y mezclar bien.
  2. Repartir esta mezcla en el fondo de seis vasitos, compactándola un poco con una cucharita.
  3. Poner el queso crema en un bol y suavizar batiendo con un tenedor, hasta que esté cremoso. Mezclar bien con el azúcar glas.
  4. Tomar dos de los plátanos y cortar en cubitos pequeños. Mezclar con el queso.
  5. Montar la nata, que deberá estar bien fría, sin que llegue a estar muy dura, pues es más difícil de mezclar. Mezclar la nata con la mezcla de queso y plátano con espátula y movimientos suaves y envolventes, para que no se baje el montado.
  6. Repartir la mezcla entre los seis vasitos, con una cuchara o con manga pastelera. Tapar para que no se reseque y llevar a la nevera. Cortar en trocitos o rodajas los tres plátanos restantes.
  7. Poner en una sartén a fuego bajo la mantequilla y el azúcar moreno. Cuando la mantequilla esté derretida, poner los plátanos en una sola capa y dejarlos que se caramelicen a fuego lento.
  8. Dejar templar el plátano caramelizado y distribuir por encima de los vasitos para acabar el postre. Devorar sin anestesia.

Deixar una resposta: