Eva Aleixandre, restauradora – La Carcoma

0
366

La madera, como materia orgánica que es, está expuesta a múltiples factores de degradación, entre los que se encuentra el ataque de seres vivos que viven a sus expensas, alimentándose de ella, debido a su alto contenido en celulosa y a su capacidad de almacenar agua.

Debemos pensar en ella como un material “vivo” ya que el tronco de los árboles, incluso años después de ser cortado, mantiene cierta capacidad de reacción al medio ambiente.

Los materiales que componen la madera son, en diferentes proporciones:

1- Celulosa y Metilcelulosa en un 50 %.

Es insoluble en agua y disolventes orgánicos por lo que es capaz de absorber y retener humedad .

2- Lignina en un 30%.

Actúa como adhesivo entre fibras y su contenido aumenta con la edad del árbol.

3- Resina, Almidón, Taninos y azucares en un 20%.

Los cambios de temperatura y humedad son los detonantes para el ataque de los insectos xilófagos (del latín; xilo: madera, fago: que come), insectos que se alimentan de madera. Algunas especies solo atacan madera seca, mientras que otras especies pueden atacar incluso árboles vivos o madera recién talada. También hay especies que sólo ponen huevos en maderas duras, mientras que otras sólo pueden comer maderas blandas, y otras pueden atacar sin problema ambos tipos de madera.

Estos insectos comen maderas no excesivamente húmedas para nutrirse de almidón y azúcares, siendo las maderas más propensas a su ataque las de aliso, pino, cerezo, haya, roble, nogal, tilo, abedul, castaño, arce… y las más resistentes caoba, la acacia o enebro.

Existen dos tipos de insectos que atacan la madera, los COLEÓPTEROS o escarabajos, entre los que se incluye lo que conocemos familiarmente por carcoma y los ISÓPTEROS conocidos como termitas.

Carcoma y termitas son insectos muy distintos morfológicamente.

Las termitas son individuos de seis patas con una cabeza bien definida, un par de antenas, con presencia de alas o no, y de color blanquecino.

La carcoma, en cambio, es el nombre por el que se conoce a las larvas de varias especies de escarabajos que se alimentan de madera. Estas larvas de anillos marcados no tienen ni patas ni antenas y desde el  núcleo de la madera se abren camino devorándola hasta la superficie.

Ninguno de estos insectos suele salir al exterior, pasando su presencia inadvertida hasta que de adultos necesitan realizar un agujero en la madera para salir a aparearse. En el caso de las termitas no aparecen galerías pero sí orificios en la madera que utilizan  también las obreras para sacar al exterior los excrementos.

CARCOMA

Las carcomas si realizan túneles y galerías dejando restos de serrín en el exterior y múltiples agujeros lo que indica que la madera ha sido afectada por carcoma. La mejor manera  de distinguir entre infestaciones antiguas y recientes es mediante el color del polvillo que sale de los agujeros. Si es de color blanco, la infestación es reciente, mientras que si es de color marrón, la infestación es antigua.

Las mandíbulas de las larvas de la carcoma son muy poderosas lo que les permite arrancar y triturar las fibras de madera. La duración de su ciclo vital es muy variable dependiendo de la familia a la que pertenecen, las condiciones medioambientales y las propiedades nutritivas de la madera. Cuando llega el momento de comenzar su metamorfosis para transformarse en escarabajo, la carcoma elabora una crisálida en el interior de la galería perforada, pero cerca de la superficie y realiza allí su metamorfosis ( huevo, larva, pupa y escarabajo adulto), tras lo cual sale en forma de escarabajo.

Dependiendo de su morfología y  de la madera a la que afectan, existen tres grupos de carcoma muy extendidos:

1-ANÓBIDOS

2-LÍCTIDOS

3-CERAMBÍCIDOS

1-ANÓBIDOS ( CARCOMA COMÚN)

Existen unas 1500 especies en el mundo y en la península ibérica unas 70.

Sus larvas son gordas, crecen en el interior de la madera de uno a cuatro años y sus condiciones perfectas son la humedad elevada y temperaturas moderadas  de veintidós – veinticuatro grados.

Dentro de los anóbidos, las especies que más se conocen son:

Calymmaderus solidus, Kiesv, Xestobium rufovillosum, Deg o  RELOJ DE LA MUERTE

Llamada así debido al ruido que producen las larvas al arrancar las fibras de madera para alimentarse, parecido al tic- tac de un reloj.

Ataca la madera cortada y en obra suficientemente húmeda.

Los adultos son muy pequeños, de color marrón y cuerpo casi cilíndrico. Las larvas (carcoma), son blandas, curvadas y con pequeñas patas. Su metamorfosis depende de la temperatura y puede ser de 1 a 3 años. El periodo de vuelo comienza en primavera y finaliza en septiembre.

Los orificios generados en la madera son redondos y de un diámetro de entre 1,6 y 3 mm y el polvillo que generan se caracteriza por ser fino.

Si los agujeros están cerrados indican que la larva ha pupado y se halla dentro del objeto.

En cambio, si están abiertos y con polvo, indican que el adulto ya ha emergido de la pupa y ha salido al exterior.

En la carcoma común, varias generaciones pueden reinfestar el mismo mueble.

Está especialmente difundido en las zonas de clima marítimo y en los lugares donde prevalezcan condiciones de elevada humedad ya que la pudrición previa de la madera la hace más fácilmente asimilable.

2-LÍCTIDOS (POLILLA DEL PARQUET)

Existen unas 100 especies en el planeta, cuatro en nuestra fauna.

Bruneus y linearis son los más extendidos en España, en zonas portuarias donde se reciben maderas tropicales y atacan también el bambú.

Las larvas son de color blanquecino y de forma arqueada y de adulto mide entre 3-5 mm de longitud con forma estrecha y alargada.

Los orificios de salida son pequeños y circulares, de 1-2 mm de diámetro y el  serrín es muy fino, como polvos de talco.

Su ciclo biológico es anual, aunque en condiciones de temperatura favorables pueden realizar varias puestas de huevos en el año.

De color marrón rojizo a negro, son activos voladores nocturnos y ponen los huevos en los poros, sin llegar a penetrar en la madera. La aparición de los adultos se produce en marzo – abril y en octubre – noviembre.

3 – CERAMBÍCIDOS (CARCOMA GIGANTE)

Conocidas 27000 especies, en España encontramos unas 275.

Tiene forma plana y color pardo negruzco. Miden de 10 a 20 mm.

Es uno de los mayores enemigos de las coníferas, siendo la especie más dañina, ya que las larvas, al atacar la albura de la madera, provocan graves daños estructurales,

Los adultos son de gran tamaño y las larvas son de color blanco amarillento además de poseer marcados anillos.

Realiza agujeros mas grandes y ovalados. Los desechos de serrín son más compactos y gruesos, de forma cilíndrica.

Los más conocidos son:

Hylotrupes bajulus.

Insecto oscuro, normalmente marrón o negro y con una longitud de entre 10 a 20 mm.

Ataca y provoca daños a madera del hogar como las tarimas cuando ya tienen ciertos años y desgaste por  uso.

Ataca solamente a las frondosas.

Es el mayor causante de daños en el hogar.

Viven muy poco tiempo como adultos aunque  la duración de su etapa larvaria es de 3 a 4 años, pudiendo alargarse en función del clima hasta 12 años.

Hesperophanes cinereus.

Insecto de color marrón-rojizo, con un tamaño de entre 13 a 24 mm.

Los daños causados por las larvas pueden ser muy graves ya que comprometen la estructura y la resistencia mecánica de la pieza.

Estas tres familias de carcoma son las mas problemáticas para nuestros muebles y vigas o construcciones de madera.

Como ya hemos visto muchas veces no es posible detectar estos insectos hasta que los adultos comienzan a salir de la madera y realizan agujeros visibles en ella.

Para saber si nuestra madera está siendo atacada por carcoma tendremos que buscar signos de la infestación como:

-Agujeros en la superficie de la madera, de diferentes tamaños y forma según la  especie.

-Acumulación de serrín.

-Túneles o galerías si son mas superficiales, grietas y desperfectos en los bordes de la madera.

-Ruidos dentro de la madera cuando las larvas grandes roen.

-Insectos adultos voladores en las inmediaciones, generalmente de abril a octubre.

En el caso de los tres primeros signos, su hallazgo no quiere decir necesariamente que la infestación sea reciente o esté activa.

Tenemos que tener también en cuenta que la carcoma presenta diferente actividad según su fase de crecimiento ( cuando mas daño hace es en su fase de larva, que puede durar de dos a cinco años) y según la época del año.

Durante los meses de invierno las larvas casi no tienen actividad pero en primavera podremos escucharlas masticar sobre todo de noche y también de día en sótanos y zonas con poca luz. En verano será mas fácil detectarla por los agujeros que veremos en la superficie y los montoncitos de serrín acumulados. Es cuando los adultos salen volando para aparearse.

Prevenir la aparición de carcoma es complicado y generalmente cuando detectamos su presencia ya es tarde porque los signos visibles son tardíos.

Podemos dar a nuestras maderas una aplicación de protector insecticida anti-carcoma aunque sólo actuará superficialmente.

Es importante que separemos las piezas o muebles afectados de las que no lo están para evitar otras infestaciones.

Para combatir una infestación y erradicar la plaga tendremos que actuar en el interior de la pieza mediante inyección del producto.

Con una jeringuilla introducimos una buena cantidad de mata-carcoma en todos los agujeros que veamos, saturando las galerías. Debemos ponernos guantes y hacerlo en lugar bien ventilado pues todos estos productos son tóxicos por contacto e inhalación.

Una vez bien rellenados todos los agujeros, bien repasada la pieza,  tenemos que recubrirla con plástico bien sellado y hermético (ésto hará que el efecto del insecticida sea mas potente al evitar su evaporación) y dejarla así de 20 a 30 días en un lugar sin humedad. Sería conveniente repetir este procedimiento para asegurarnos de acabar con todos los huevos.

Si vivimos en un sitio frío, podemos sacar el mueble al exterior en invierno para aprovechar el descenso de la temperatura o meter la pieza, si no es muy voluminosa, en el congelador.

Una vez eliminada la carcoma podemos tapar los agujeros preparando una pasta con cola blanca y serrín fino o con cera, y luego debemos barnizarlo porque quedará mas protegido de nuevos ataques.

Si los daños causados por la carcoma son muy grandes o afectan a maderas estructurales de nuestra vivienda como vigas, tejados, pavimentos, marcos etc., es mejor ponerse en manos de profesionales ya que puede verse afectada la resistencia de las mismas.

La carcoma no es peligrosa para las personas ni animales, pero sus larvas sí tienen un parásito, llamado Scleroderma doméstica, parecido a una hormiga pequeña. La hembra de este insecto puede producirnos picaduras, parecidas a las de las pulgas, muy molestas porque son intensas y porque producen mucho picor durante días.

Textos e imágenes:

Marisel Garrido Martín.

Licenciada en Bellas Artes. Diplomada en Conservación y restauración de Obras de Arte, especialidad de Restauración de Pintura y Escultura.

Trabajos de restauracion http://www.mizar21artdesign.es/

Un pequeño consejo:

Como podeis ver la carcoma siempre ha estado y estara muy presente en muchos muebles, suelos de madera y vigas de nuestras casas pero es un problema que se puede resolver con un poco de paciencia.

Antiguamente las casas en primavera se fumigaban, se encalaban y se ponian bonitas, las alfombras se guardaban y las lamparas se limpiaban, se enceraban los muebles, se pintaba y se restauraba.

Y esta maravillosa costumbre se esta perdiendo pero hay que recuperarla para que nuestros muebles y suelos duren muchos años y luzcan como el primer día.

Si tienes muebles, suelos de madera y vigas debes tener siempre un anticarcoma y una jeringuilla y repasar cada vez que aprecies un poco de serrin, tambien es muy recomendable contar con un bote de cera para repasar la madera de vez en cuando y sacar el lustre que lleva.

Deixar una resposta: