El olivar de secano afronta otra campaña de miseria al provocar la sequía una merma del 50% en la CV

0
198

AVA-ASAJA señala que solo el 18% de los olivares valencianos están en regadío, frente al 29% en España, y reclama un plan de reestructuración del olivar que facilite variedades aptas para la mecanización, concentración de parcelas y riego de apoyo

Valencia, 7 de agosto de 2018. Las primeras estimaciones de la Asociación Valenciana de Agricultores (AVA-ASAJA) apuntan a un severo descenso de la próxima producción en los olivares valencianos que se situaría en un 50% respecto a la media de los últimos ejercicios, con un volumen global en torno a las 15.000 toneladas.

La causa de esta merma no es otra que el déficit de precipitaciones que se registró durante la fase de cuajado del cultivo –la segunda mitad de la primavera– en algunas comarcas valencianas. Mientras que en muchas regiones de España la sequía remitía tras múltiples temporales de lluvia, en zonas de la Hoya de Buñol la escasa pluviometría (hasta la tercera parte de un año hidrológico normal) causó importantes problemas de cuajado que se traducirán en una disminución del 70-80% de la producción. Otra comarca especialmente castigada por la sequía es la Canal de Navarrés donde la rebaja de rendimientos asciende al 40-60%.

Lógicamente, la caída de aforo se acentúa fundamentalmente en las parcelas de secano, mientras que las que sí tienen acceso al agua han podido compensar el déficit hídrico con puntuales riegos de socorro. Por ello AVA-ASAJA advierte de que los olivicultores de secano afrontan en otoño otra campaña seriamente amenazada por la escasez de oferta, tal como ya sucedió el año pasado en Utiel-Requena o los anteriores en determinadas comarcas valencianas debido al ciclo de sequía persistente en el sudeste español.

Según datos del Ministerio de Agricultura, el olivar valenciano únicamente cuenta con un 18% de su superficie en regadío (17.149 hectáreas de las 94.368 totales), una cifra menor en comparación con lo que sucede en el ámbito nacional: el 29,6% del olivar español ya se encuentra en regadío (784.859 hectáreas de las 2.650.801 totales). AVA-ASAJA alerta de que el sector oleícola valenciano se está quedando atrás en el proceso de transformación a regadío que se produce en otras regiones de España con vistas a lograr una mejor viabilidad económica de las explotaciones, pues el acceso al agua permite regular la cosecha y evitar así los cambios bruscos de rendimientos de año a año que suelen derivar del carácter vecero del olivar. Además, la entidad subraya que una buena parte de las explotaciones valencianas están envejecidas y son difíciles de mecanizar, con lo cual resultan menos productivas y comportan mayores costes.

En este sentido, la organización que preside Cristóbal Aguado reclama a la conselleria de Agricultura la puesta en marcha de un plan de reestructuración del olivar que permita facilitar el acceso al riego de apoyo, así como a concentrar las parcelas para ganar tamaño e introducir nuevas variedades que resulten aptas para la mecanización del cultivo.

Deixar una resposta: