ACCIDENTADA PROCESION DE SAN GIL ABAD – Benifairó de les Valls 1/09/1863

0
456

Investigación: María Vicenta Pérez Salvador                                                                                                              Fuente: Archivo Diputación Provincial. Signatura: c.1 – C/104

Los conflictos entre la autoridad civil y religiosa, en numerosas ocasiones, han sido tratados con una fina ironía que nos ha arrancado una sonrisa, incluso una carcajada.

Esta es la historia de una accidentada procesión de cuyo recorrido no llegó a un acuerdo el cura y el alcalde de esta población.

HISTORIA DE LA ACCIDENTADA PROCESIÓN DE SAN GIL ABAD

Comienza la historia con la denuncia de ciertos escándalos ocurridos en la tarde del 1/09/1.863 y la averiguación de los mismos por parte del Juez de 1ª Instancia de Murviedro. A través de la declaración de diversos testigos iremos conociendo los hechos y la razón de cada uno de los implicados para justificarlos. A pesar de que las declaraciones nos parezcan repetitivas, cada uno de los testigos va añadiendo algún detalle que nos permiten sumergirnos en otra época y conocer datos personales de todos ellos.

PRIMER TESTIGO: Murviedro, 19/09/1.863. Ante el Señor Juez compareció D. FRANCISCO MARTINEZ SALAVERT, Cura Párroco de Benifairó de les Valls, de 32 años de edad. Y DIJO: Que el día primero de los corrientes se celebraba la fiesta en su pueblo del Santo Patrono San Gil Abad de la cual era clavario el Alcalde D. José Guillem Pérez, y al ser sobre las cinco de la tarde recibió un recado suyo por medio de Manuel Conde Mascarós preguntándole si la procesión iría por la parte alta de la población o sea “El Arrabalet” y le contestó que no, sino que iría por la parte baja según costumbre. Que al ser sobre las siete salió la procesión de la Iglesia por la carrera que siempre había seguido, compuesta a su parecer de unas cincuenta o sesenta personas poco más o menos, yendo delante el Sacristán con la Cruz y los acólitos con sus candelabros, después estandartes y guiones, algunos Santos, y el último el que era objeto de la fiesta y detrás presidía el que atestigua revestido de capa pluvial, y a la que estaría unos doscientos pasos de la Iglesia en la calle Mayor le dio un recado el acólito Salvador Gascó de parte del Sacristán diciéndole que querían que la procesión fuese por arriba, y le contestó que fuese por la de abajo, y al llegar a la esquina que llaman del Portal, observó que la Cruz y los candelabros se salían de la carrera y marchaban en la dirección que el Alcalde pretendía, por cuyo motivo dejó su puesto y se adelantó a ver que era, y le mandó al Sacristán que retrocediera y continuase por la carrera señalada, y dicho Alcalde se opuso diciendo que en la calle nadie mandaba mas que él, que disimulase, pero que la procesión había de seguir el curso que él señalaba, y al ver su obstinación y que amenazaba al Sacristán con llevarle a la cárcel, cogió el que dice la Cruz Parroquial con sus manos diciendo al mismo tiempo que la Cruz marchaba hacia abajo, y el citado Alcalde se la quitó a la fuerza y no recuerda a quien se la dio, porque el declarante y el Sacristán y acólitos se volvieron, estos últimos a la Parroquia, y el que habla se metió en su casa, y la procesión volvió luego a la Iglesia desordenada y en diversos trozos porque lloviznaba. Que a su juicio el precitado Alcalde debe estar arrepentido del escándalo que produjo su resistencia a continuar la procesión porque después le ha encontrado y saludado afectuosamente, y además le ha enviado recado por el Maestro de Escuela del pueblo de que pasaría a verle. Que lo ocurrido tuvo lugar a la vuelta de la esquina del Arrabalet por enfrente de casa de la apodada “Canaria”, la cual le parece lo presenció y está seguro de que se encontraba delante Salvador Navarro, alias Bolea, y que el Sacristán y acólitos podrán recordar mejor las personas que allí estuvieron.

SEGUNDO TESTIGO: Seguidamente compareció ante el Señor Juez MARIANO GÓMEZ PÉREZ, Sacristán de Benifairó de les Valls, casado, de 34 años, el cual juramentado en legal forma DIJO:…

Para seguir leyendo toda la historia de la accidentada procesión, pinchar la foto de San Gil que se encuentra al pie.

El texto es una fiel copia del documento original.

Deixar una resposta: