LOS FELIGRESES ARROPAN AL ARZOBISPO EN SU VISITA PASTORAL – Benavites

0
1127

J.V.M.- Benavites 

Ayer miércoles 10 de mayo, festividad de san Juan de Avila, el Arzobispo de Valencia, se hacia presente en la localidad de Benavites para realizar la Visita Pastoral. Durante su estancia visitó enfermos y dialogó con toda la gente del pueblo que le salió a la calle.

Monseñor Cañizares llegaba a las 10h para dar comienzo a la deseada Visita. Unas cincuenta personas esperaban en la puerta al señor Cardenal, nada más bajar del coche surgió el aplauso, y don Antonio siendo recibido por el cura-párroco Francisco Llorens y el arcipreste Andrés Chornet, saludaba uno por uno a todos los fieles que le esperaban en la puerta.

Ya dentro del templo se rezó la Hora Intermedia y se mantuvo una pequeña asamblea con los allí presentes. En la pequeña exhortación que dirigió el Arzobispo de Valencia a los fieles fue una invitación a la unidad y a la paz. 

Seguidamente visitó varias casas de enfermos, y se trasladó hasta la Residencia de Ancianos Savia de Quartell. Para celebrar una Misa e impartir el sacramento de la unción de enfermos. Unas doscientas personas se hacían presentes en la celebración. 
En la Residencia Savia el Arzobispo animó a los enfermos y ancianos a vivir su dia a dia con fe, y agradeció públicamente la labor que desarrolla Savia para garantizar la asistencia religiosa en los diversos centros.
Ya por la tarde Antonio Cañizares se trasladó hasta el Cementerio de Benavites, allí animó a los fieles a vivir la vida con esperanza. Rezó un responso y después recorrió todo el camposanto parándose a rezar delante de la tumba de un sacerdote.
Finalizada la visita al cementerio, tuvo lugar un encuentro con voluntarios de la Caritas Interparroquial de Quart de les Valls, Quartell y Benavites en la Casa Abadía de Benavites, centro destinado en la actualidad a la labor social de la Iglesia.
Finalmente se trasladó al Templo Parroquial donde celebró la Misa. Un templo abarrotado esperaba a don Antonio con alegría y esperanza. En su homilía  invitó a que la Parroquia sea realmente una casa de oración y de encuentro con Dios.  En la Misa concelebró el vicario episcopal de la zona Camilo Bardisa y el párroco Llorens.
Pero la sorpresa vino al final de la Misa cuando el Arzobispo se encontró con un canto de Albaes dedicadas a su persona, el rezo de unas poesías pronunciadas por los niños de la catequesis de Primera Comunión, el regalo de una Mitra con el anagrama de María por parte de la Parroquia, o el canto de cumpleaños feliz y entrega de un pastel por las bodas de plata de la ordenación episcopal del Arzobispo. 
La Visita Pastoral continúa estos días en diversos pueblos del Camp de Morvedre, y será el próximo 12 de mayo cuando el Sr. Arzobispo se desplace  a Quartell para la Visita Pastoral.

Deixar una resposta: