EL RELOJ PÚBLICO DE QUARTELL CUMPLE 15 AÑOS

0
301

J.V.M.-Quartell

El reloj de la torre campanario de Quartrell ha cumplido ya quince años desde su instalación. Es un reloj de maquinaria digital que, en breve, dará las campanadas de fin de año, y previamente, el día 29, a mediodía, dará las campanadas para los niños que asistan a la plaza de España a celebrar, anticipadamente, la llegada del nuevo año 2018, según convocatoria municipal.

 

LOS  PRECEDENTES
Hasta la década de los años 1960, el reloj de la torre campanario, al que la gente llamaba “el rellotge del poble”, era una maquinaria de péndulo, que daba los cuartos y las horas. El problema era que la cuerda duraba 24 horas, y había que subir cada día los 45 escalones de la torre, para darle cuerda a los tres cilindros: el de la maquinaria, el de los cuartos y el de las horas. El ayuntamiento, entonces, pagaba cien de las antiguas pesetas cada mes, a la persona encargada, y muchos vecinos aún recuerdan haber asistido a ver estas operaciones.
El año 1967, el ayuntamiento instaló un nuevo reloj de péndulo en la torre; ahora disponía de carga eléctrica automática, cada hora, y tenía autonomía de funcionamiento. En aquel tiempo costó alrededor de las treinta mil pesetas. El ajuste horario debía realizarse manualmente, porque en verano se atrasaba la hora, y en invierno se adelantaba.

 

EL RELOJ ACTUAL
A finales del año 2001, el ayuntamiento decidió instalar un nuevo reloj digital en la torre campanario, que costó alrededor de las cuatrocientas mil pesetas, y que da las campanas de las horas y las medias. En realidad se trata de un pequeño ordenador, que coordina, además, los toques litúrgicos de las campanas, en fiestas y entierros y el volteo general. Cada minuto, el reloj envía un impulso eléctrico a la esfera para que marque las horas con exactitud, y, prácticamente, su desajuste no llega a medio minuto al año. De esta manera, los vecinos pueden comprobar la hora, a su paso por la plaza de España y escuchar las campanadas horarias.

Deixar una resposta: