EL OBISPO SALINAS PRESIDIÓ LA SEMANA SANTA EN LES VALLS

0
195

Monumento eucarístico de Quartell, 2018

J.V.M.- Quartell.

El obispo auxiliar de la archidiócesis de Valencia, Javier Salinas, presidió diversas celebraciones durante la Semana Santa, en las parroquias de Les Valls.

Concretamente, en Quart de Les Valls ofició la misa del Jueves Santo, con el tradicional lavatorio de los pies a media docena de niños y niñas, acompañado por los cantos de la coral parroquial que interpretó fragmentos de la Misa de Ángelis, terminando la celebración con el traslado eucarístico hasta la capilla del monumento. El obispo Salinas declaró que “el año pasado acudí a Quart por una festividad, y como me gustó mucho, decidí repetir mi visita este año”.

Los feligreses aprovecharon la jornada para visitar, en los templos, los monumentos eucarísticos, en unas jornadas tranquilas y las calles libres de tránsito.

–celebraciones en Quartell–

En el templo de Quartell, el obispo Salinas presidió la celebración de la vigilia Pascual, el Sábado Santo, a partir de las 20 horas, incluyendo el pregón Pascual a cargo del párroco Francisco Llorens, el canto del Gloria, el ritual del bautismo, y la Eucaristía, destacando en su homilía la importancia fundamental de las Pascua cristiana para la iglesia. Dicha celebración fue conjunta para los feligreses de las parroquias de Quartell, Quart y Benavites.

Por su parte, el ayuntamiento de Quartell, de manera similar a otros municipios de la comarca, organizó la “escoleta de Pasqua” para los niños y niñas, por las mañanas, de 9 a 1´30, en el colegio público santa Ana. Asimismo, organizó varias actividades y juegos infantiles en el parque de recreo La Era, proyección cinematográfica y ruta de senderismo y ecología, para observar las actividades de los murciélagos en el entorno rural.

Las tranquilas jornadas de las vacaciones pascuales recogieron las estampas callejeras típicas: los petardos que lanzan los niños, el alborozo de las procesiones del Encuentro programadas en Quart, Benavites y Benifairó, sin olvidar la festividad de la bendición de las aguas en el manantial de la font de Quart, y la venta de las típicas monas en los hornos de la subcomarca, para deleite de los niños y los adultos.

Deixar una resposta: