EL MÉDICO BERENGUER FUE UN ICONO EN LA COMARCA – Quartell

0
1065
J.V.M.-Quartell

El médico Joaquín Berenguer Ferrer tiene una calle dedicada, en Quartell, desde hace varias décadas.  Dicha calle se extiende desde la plaza del Jordi hasta la calle Mayor. 

Este facultativo practicó la medicina en Quartell, Quart y Benavites, desde los años 1929, en donde goza de gran prestigio. Tiene varias calles dedicadas, y llegó a ser catedrático adjunto de Patología en la facultad de Medicina de Valencia, tras haber cursado allí sus estudios. Desgraciadamente, murió en un accidente de aviación el 9 de febrero del año 1949.

Según manifiesta el investigador Jesús Peñarrocha Altabella, “Joaquín Berenguer nació en Benavites el año 1894, y fue bautizado en la parroquia Nuestra Señora de los Ángeles al día siguiente Contrajo matrimonio, en Valencia, con doña Virginia Mir Romance el 12 de marzo de 1925 y falleció en un accidente de un avión de la compañía danesa, desaparecido en las proximidades de Copenhague el año 1949, vuelo que inauguraba la línea Madrid-Estocolmo”.

Carrer-3

 PRESTIGIO POPULAR

En aquellos tiempos, cuando no había ambulatorios ni hospitales en la comarca saguntina, era costumbre habitual que los familiares que tenían algún miembro enfermo en Les Valls, si no mejoraba con la asistencia de los médicos de cabecera de cada pueblo, como último recurso decidían llevarle “a que le vea don Joaquín”, que siempre les atendía con humildad y gran humanidad y conocimiento científico.  El médico Berenguer era un icono tan grande de la medicina que se decía que muchos enfermos, en su lecho de dolor, sabían que si llegaba a verles don Joaquín desaparecería la causa de su enfermedad, destacando la enorme confianza que tenían con este doctor.

El investigador Peñarrocha Altabella recuerda el arraigado catolicismo del médico Berenguer, que al finalizar la guerra civil española, regaló a su parroquia de Benavites las nuevas imágenes de los patronos, San Pablo y Nuestra Señora de los Ángeles.

Un dato resaltable: el doctor Joaquín Berenguer, en unas oposiciones al doctorado alcanzó el número uno de su promoción. Dichas oposiciones estuvieron presididas nada menos que por el prestigioso don Santiago Ramón y Cajal.

Carrer-2

Deixar una resposta: